La fundación Ceacheí llegó para quedarse

Por Arrian Pickett Lazo

Arrian Pickett, Director de la Fundación Ceacheí

Arrian Pickett, Director de la Fundación Ceacheí

La fundación Ceacheí nació al alero del colectivo de arte y fútbol Campos de Sport luego de constatar que durante la celebración del Bicentenario de la independencia de Chile, nada relevante se hizo en materia de conservación y difusión de la historia del deporte en Chile.  Consideramos que nuestra historia deportiva es parte fundamental del patrimonio cultural de nuestra nación y por lo mismo proponemos que los deportes sean asumidos en diversas dimensiones, formatos y temáticas; en trabajos editoriales, proyectos audiovisuales, exposiciones, y otros; intentando siempre un rescate de nuestro Patrimonio Deportivo de manera atractiva; de la forma en que se ha hecho desde siempre en Inglaterra, Alemania o Italia o en nuestro vecino Brasil. A través del arte, la historia y el deporte, vemos además la posibilidad de unir generaciones y promover valores como el esfuerzo, el respeto, el compañerismo y la tolerancia.

Nuestra mirada, activa y procesual de lo que es y ha sido el deporte en Chile, máxime de los deportes de gran convocatoria popular, está férreamente asociada a los procesos identitarios, tanto a nivel local como a nivel nacional. El fortalecimiento de este enfoque, así como el apoyo a que estos signos de identidad se elaboran a partir de valores que fortalecen el tejido social y desarrollen identificación sectorial y nacional; son buenas razones para indagar en las trayectorias desconocidas de nuestra historia deportiva, que permiten entenderfenómenos actuales bajo una luz de continuidad y posibilidad que muchas veces es invisibilizada, dejando que el deporte se centre exclusivamente en lo inmediato, desmereciendo elementos significativos de nuestro pasado deportivo, que permiten ver nuestro presente bajo un nuevo y alentador prisma, más amplio e integrado socialmente.

Al leer las crónicas de la prensa europea con respecto a lo que fue el VII Campeonato Mundial de Futbol, Chile´62, nuestro más destacado evento deportivo, se descubren gran cantidad de elogios para con nuestros deportistas. En Europa dicho mundial se vivió con estelaridad que en realidad tuvo para el mundo y con un particular interés por tratarse el evento que por primera vez iba a realizarse en tierras tan lejanas. La prensa francesa lo cubrió sin tregua, alguna crónica nos galardonó con elogios como le Brasil a conserve sa couronne, mais le Chili a sauvé le mundial o le Chile doit prendre pleiniment conscience de sa valeur. Ello cobra mayor importancia al ser precisamente Francia el anterior detentor del Bronce Mundial en 1958.

Las actuaciones de Sergio Livingstone fueron destacadas en portadas relevantes de los medios españoles en 1950, que el traspaso de Jorge Toro al futbol italiano en 1962, tuvo presencia cardinal en la prensa especializada o que los franceses llamaron a nuestra selección nacional "los salvadores del mundial", tal como a la naranja mecánica holandesa en 1974. Fernando Riera obtuvo su justo premio al ganar el bronce en la medida que no fue finalista con su equipo. A nivel olímpico Marlene Ahrens batió el record olímpico de Dana Zatopkova con su lanzamiento en Melbourne ´56. Constatar que nuestro país no se ha hecho cargo de construir la debida testera para atesorar logros como esos es lo que nos reúne.

 A nivel de deporte colectivo Chile ha sido sede de mundiales de basquetbol y también ha sido medallista, tanto en damas como en varones. Aquí en Chile se organizó el primer Campeonato Mundial de Basquetbol Femenino, siendo la selección chilena medalla de plata. Obtuvo también bronce en los campeonatos mundiales de básquetbol masculino en 1950 y 1959. El auge de básquetbol llegó a su clímax a nivel de clubes cuando Thomas Bata llegó a ser Campeón de América en 1967. En fin, los ejemplos sobran no abundaremos en ellos aquí, a pesar de que nuestra razón de ser es precisamente esa. Buscaremos todos los espacios para dar testimonios en su máximo esplendor de dichos momentos, en eso consiste el día a día de la fundación.

Estos eventos y logros no han sido convenientemente rescatados en registros históricos y nuestro único norte es contribuir a saldar esa deuda. Son demasiados los hitos que no han inspirado la enseñanza y práctica de deportes con importante arraigo en la juventud en etapa escolar. Es en este contexto que la Fundación Ceacheí y el Museo de la Memoria Deportiva Chile se proponen rescatar, difundir y salvaguardar nuestro Patrimonio Histórico Deportivo. El objetivo de Fundación Ceacheí es en concreto desarrollar acciones solidarias, formativas, culturales respecto al deporte y su historia. Ser el soporte del intercambio y encuentro a la luz de este objetivo. Queremos lograr Instaurar el dialogo ente la sociedad cultural y la sociedad deportiva, a través de todas estas actividades y muchas otras.

Ya en julio de 2014 gracias a Goethe Institut y el Museo de Arte Contemporáneo MAC, fuimos invitados a exponer parte de la colección de documentos de la Fundación y el Museo de la Memoria Deportiva. Material de prensa gráfica alemana de los tres partidos mundialistas entre las selecciones de fútbol de Chile y Alemania: Chile 1962, Alemania 1974, España 1982.

Este año colaboramos en el montaje y curaduría del Tour y Museo de la Selección Chilena en el estadio Nacional, que se realizó entre junio y julio, muestra que repasó en imágenes, textos y reliquias, los más de cien años de la “Roja”. Abarcamos la historia de la selección chilena desde su prehistoria hasta el histórico título que consiguió en la edición 2015 de la Copa América. Un entorno inigualable si consideramos que mientras la muestra estuvo abierta, obtuvimos otro título continental.

Logramos con esto por primera vez montar una exposición masiva y dar un gran paso en el camino por rescatar, difundir y salvaguardar la historia de nuestros deportes. Lo exitoso de esta primera experiencia nos motiva de sobremanera para plantearnos una planificación a futuro. Además de continuar con nuevas versiones del festival, nos hemos iniciado en lo expositivo y en lo documentario.

El año 2014 Roberto Rabi, después de un arduo trabajo de compilación, lanzó “Una forma de vida”, en que seleccionó historias de futboleros enraizadas en el cariño por sus clubes. La fundación no pudo estar ausente y respaldo esa cruzada. Así, el Festival de Concursos “Una forma de vida 2015”, se presentó como la manera natural de dar continuidad a esa iniciativa. De entregar un espacio a los hinchas creadores, para entregarnos sus obras sin filtro alguno en la medida que compartan la pasión y los valores que nos convocan. Vendrán muchas más. Y mucho mejores.

La actividad deportiva cruza los fines de semana de millones de chilenos quienes como actores o espectadores viven deporte, construyendo en estas, sus vidas un testimonio fehaciente de lo que el festival quiere presentar. El amor por lo propio, por el barrio, por club pequeño. Por nuestra gente. Planificamos proyectarnos nuevas exposiciones de nuestro trabajo para el evento Tour y museo de la selección chilena en distintas salas de eventos, agregando en concreto material histórico de los clubes chilenos y material histórico de otras disciplinas deportivas.

Durante este difícil camino, hemos comprobado el interés que existe por la historia de nuestro deporte, la avalancha de asistentes que ha registrado el museo de la selección chilena nos deja en un muy buen pie para seguir planificando actividadesy nuevas fórmulas a nuestros desafíos. Complementando a todo esto daremos inicio a las serie documentales “Los Archivos de la Fundación Ceacheí” y “Canal Ceacheí” en las que abarcaremos nuestras principales piezas museográficas y objetos de culto amados y recordados por los hinchas chilenos de todas las épocas. Un esfuerzo para llevar el museo a sus pantallas llegando a donde estén y lograr ir construyendo juntos este verdadero arte que es sacar adelante la cultura y la memoria colectiva.

Nuestra pasión es nuestro motor. Y no nos rendiremos mientras parte de nuestro patrimonio esté en peligro de ser olvidado y enterrado por la desidia y las falsas luminarias de una visión mercantilista del deporte, que pretende difundir únicamente las historias e imágenes que engorden los bolsillos de sus promotores.