MUCHAS GRACIAS

El día 22 de octubre realizamos el primer Festival "Una Forma de Vida" para premiar a los ganadores de nuestros concursos.

 

Fue una tarde agradable con la música de la banda "Pasos Vlásticos", la emoción de nuestro cuenta - cuentos, y la presencia de nuestros invitados. Además se lanzó el libro con los cuentos seleccionados por el jurado: "Una Forma de Vida", Segunda Versión, el cuadernillo con las obras ganadoras de las categorías "cómic" y "fotografía" y se disfrutó de grata conversación con un magnífico cóctel.

 

Es sólo el comienzo, será hasta la próxima.

 

 

El "cuenta - cuentos" Manuel Gonzalez Sepúlveda y La banda "Pazos Vlásticos"

 

Hugo Tapia, ganador de la categoría "cómic"

 

Edgardo Belmar, ganador categoría "fotografía"

 

Gino Barducci, ganador del tercer lugar de la categoría "cuentos" 

¡EL FESTIVAL SERÁ EN EL CLUB JUAN RAMSAY!

El Festival "Una Forma de Vida", gran evento en que se procederá a la premiación de los ganadores de las distintas categorías de los concursos de esta versión, tendrá lugar el 22 de octubre en el Club Juan Ramsay, ubicado en Fray Camilo Henríquez 340 barrio Portugal.

Hogar de deportistas de ayer, hoy y siempre, se ha centrado en la extensión y difusión del deporte y está definitivamente incorporado a la vida nacional. Invade todos los sectores y alcanza a todos los niveles de la ciudadanía.

Han convivido las grandes figuras del deporte nacional e internacional y que aún hoy ostentan record mundiales jamás superados. “El Ramsay”, como cariñosamente le llamamos a la institución, es portadora de una de las historias más ricas en potencial humano y deportivo. Sus paredes guardan celosamente los trofeos, medallas y recuerdos deportivos de una nación que comenzaba a desarrollarse corporalmente y que sólo el tesón y las ganas de hacer deporte le sustentaban. Hoy, los veteranos del deporte, conversan y muestran al mundo sus lecciones de vida, pero experiencias vividas en el presente, no solo en el recuerdo, ya que son estos experimentados que representan al país en los más selectos campeonatos mundiales master y senior, trayendo a Chile los más altos logros deportivos. La Corporación de Antiguos Deportistas Juan Ramsay, posee ramas participantes para que todo deportista acoja y sea acogido en la institución. Entre ellas está la Rama de Atletismo, Boxeo, Tenis de Mesa, Artes Marciales, Cultural, Fútbol, Ciclismo, Básquetbol. Una historia única al servicio de la comunidad naciente y adulta. Las puertas deportivas del Ramsay están abiertas para llenarnos mágicamente de los éxitos deportivos de todos los tiempos.

¡Qué mejor escenario para nuestro festival orientado al rescate patrimonial! Tendremos un show a la altura, cóctel y grandes invitados.

No lo olvide, el 22 de octubre, a las 16:00. Tiraremos la casa por la ventana.

Los esperamos.

NUEVO CONVERSATORIO DE LITERATURA DEPORTIVA INDEPENDIENTE

El día 17 de agosto, a las 19:30, en el Campus Santiago – Gran Avenida de la Universidad de Valparaíso, se realizará el XVI Conversatorio de Literatura Deportiva Independiente, una ya tradicional actividad de discusión y promoción de una visión cultural y social del deporte. Esta instancia creada y cultivada  por el Colectivo de Escritores Deportivos Independientes, estará esta vez centrada en la contingencia, en particular en los Juegos Olímpicos y la participación de Chile en los mismos, y en el trabajo de los hombres de letras en el mundo independiente asociado al deporte.

Participarán, como es habitual, José Antonio Lizana, autor de “Ceacheí, palabra de campeón”, “Rayando la cancha” y “Pisando la pelota”; Felipe Risco Cataldo, autor de “Campeones 2002”, “Se lo merecen”, “Inolvidables de Unión Española” y “Angustiosa Celebración” y eldirector de la Fundación Ceacheí y jurado de nuestro concurso de cuentos, Roberto Rabi González; autor de “Relatos Azules”, “Santiaguinos” y compilador de la primera entrega del libro de relatos de fútbol “Una forma de Vida” Los acompañará el destacado poeta Erick Pohlhammer.

La universidad está ubicada Gran Avenida 4160, en San Miguel (Gran Avenida con Salesianos) y la entrada es liberada. Más novedades podrá conocer a través de la cuenta de Twitter @EscritoresDepo

La fundación Ceacheí llegó para quedarse

Por Arrian Pickett Lazo

Arrian Pickett, Director de la Fundación Ceacheí

Arrian Pickett, Director de la Fundación Ceacheí

La fundación Ceacheí nació al alero del colectivo de arte y fútbol Campos de Sport luego de constatar que durante la celebración del Bicentenario de la independencia de Chile, nada relevante se hizo en materia de conservación y difusión de la historia del deporte en Chile.  Consideramos que nuestra historia deportiva es parte fundamental del patrimonio cultural de nuestra nación y por lo mismo proponemos que los deportes sean asumidos en diversas dimensiones, formatos y temáticas; en trabajos editoriales, proyectos audiovisuales, exposiciones, y otros; intentando siempre un rescate de nuestro Patrimonio Deportivo de manera atractiva; de la forma en que se ha hecho desde siempre en Inglaterra, Alemania o Italia o en nuestro vecino Brasil. A través del arte, la historia y el deporte, vemos además la posibilidad de unir generaciones y promover valores como el esfuerzo, el respeto, el compañerismo y la tolerancia.

Nuestra mirada, activa y procesual de lo que es y ha sido el deporte en Chile, máxime de los deportes de gran convocatoria popular, está férreamente asociada a los procesos identitarios, tanto a nivel local como a nivel nacional. El fortalecimiento de este enfoque, así como el apoyo a que estos signos de identidad se elaboran a partir de valores que fortalecen el tejido social y desarrollen identificación sectorial y nacional; son buenas razones para indagar en las trayectorias desconocidas de nuestra historia deportiva, que permiten entenderfenómenos actuales bajo una luz de continuidad y posibilidad que muchas veces es invisibilizada, dejando que el deporte se centre exclusivamente en lo inmediato, desmereciendo elementos significativos de nuestro pasado deportivo, que permiten ver nuestro presente bajo un nuevo y alentador prisma, más amplio e integrado socialmente.

Al leer las crónicas de la prensa europea con respecto a lo que fue el VII Campeonato Mundial de Futbol, Chile´62, nuestro más destacado evento deportivo, se descubren gran cantidad de elogios para con nuestros deportistas. En Europa dicho mundial se vivió con estelaridad que en realidad tuvo para el mundo y con un particular interés por tratarse el evento que por primera vez iba a realizarse en tierras tan lejanas. La prensa francesa lo cubrió sin tregua, alguna crónica nos galardonó con elogios como le Brasil a conserve sa couronne, mais le Chili a sauvé le mundial o le Chile doit prendre pleiniment conscience de sa valeur. Ello cobra mayor importancia al ser precisamente Francia el anterior detentor del Bronce Mundial en 1958.

Las actuaciones de Sergio Livingstone fueron destacadas en portadas relevantes de los medios españoles en 1950, que el traspaso de Jorge Toro al futbol italiano en 1962, tuvo presencia cardinal en la prensa especializada o que los franceses llamaron a nuestra selección nacional "los salvadores del mundial", tal como a la naranja mecánica holandesa en 1974. Fernando Riera obtuvo su justo premio al ganar el bronce en la medida que no fue finalista con su equipo. A nivel olímpico Marlene Ahrens batió el record olímpico de Dana Zatopkova con su lanzamiento en Melbourne ´56. Constatar que nuestro país no se ha hecho cargo de construir la debida testera para atesorar logros como esos es lo que nos reúne.

 A nivel de deporte colectivo Chile ha sido sede de mundiales de basquetbol y también ha sido medallista, tanto en damas como en varones. Aquí en Chile se organizó el primer Campeonato Mundial de Basquetbol Femenino, siendo la selección chilena medalla de plata. Obtuvo también bronce en los campeonatos mundiales de básquetbol masculino en 1950 y 1959. El auge de básquetbol llegó a su clímax a nivel de clubes cuando Thomas Bata llegó a ser Campeón de América en 1967. En fin, los ejemplos sobran no abundaremos en ellos aquí, a pesar de que nuestra razón de ser es precisamente esa. Buscaremos todos los espacios para dar testimonios en su máximo esplendor de dichos momentos, en eso consiste el día a día de la fundación.

Estos eventos y logros no han sido convenientemente rescatados en registros históricos y nuestro único norte es contribuir a saldar esa deuda. Son demasiados los hitos que no han inspirado la enseñanza y práctica de deportes con importante arraigo en la juventud en etapa escolar. Es en este contexto que la Fundación Ceacheí y el Museo de la Memoria Deportiva Chile se proponen rescatar, difundir y salvaguardar nuestro Patrimonio Histórico Deportivo. El objetivo de Fundación Ceacheí es en concreto desarrollar acciones solidarias, formativas, culturales respecto al deporte y su historia. Ser el soporte del intercambio y encuentro a la luz de este objetivo. Queremos lograr Instaurar el dialogo ente la sociedad cultural y la sociedad deportiva, a través de todas estas actividades y muchas otras.

Ya en julio de 2014 gracias a Goethe Institut y el Museo de Arte Contemporáneo MAC, fuimos invitados a exponer parte de la colección de documentos de la Fundación y el Museo de la Memoria Deportiva. Material de prensa gráfica alemana de los tres partidos mundialistas entre las selecciones de fútbol de Chile y Alemania: Chile 1962, Alemania 1974, España 1982.

Este año colaboramos en el montaje y curaduría del Tour y Museo de la Selección Chilena en el estadio Nacional, que se realizó entre junio y julio, muestra que repasó en imágenes, textos y reliquias, los más de cien años de la “Roja”. Abarcamos la historia de la selección chilena desde su prehistoria hasta el histórico título que consiguió en la edición 2015 de la Copa América. Un entorno inigualable si consideramos que mientras la muestra estuvo abierta, obtuvimos otro título continental.

Logramos con esto por primera vez montar una exposición masiva y dar un gran paso en el camino por rescatar, difundir y salvaguardar la historia de nuestros deportes. Lo exitoso de esta primera experiencia nos motiva de sobremanera para plantearnos una planificación a futuro. Además de continuar con nuevas versiones del festival, nos hemos iniciado en lo expositivo y en lo documentario.

El año 2014 Roberto Rabi, después de un arduo trabajo de compilación, lanzó “Una forma de vida”, en que seleccionó historias de futboleros enraizadas en el cariño por sus clubes. La fundación no pudo estar ausente y respaldo esa cruzada. Así, el Festival de Concursos “Una forma de vida 2015”, se presentó como la manera natural de dar continuidad a esa iniciativa. De entregar un espacio a los hinchas creadores, para entregarnos sus obras sin filtro alguno en la medida que compartan la pasión y los valores que nos convocan. Vendrán muchas más. Y mucho mejores.

La actividad deportiva cruza los fines de semana de millones de chilenos quienes como actores o espectadores viven deporte, construyendo en estas, sus vidas un testimonio fehaciente de lo que el festival quiere presentar. El amor por lo propio, por el barrio, por club pequeño. Por nuestra gente. Planificamos proyectarnos nuevas exposiciones de nuestro trabajo para el evento Tour y museo de la selección chilena en distintas salas de eventos, agregando en concreto material histórico de los clubes chilenos y material histórico de otras disciplinas deportivas.

Durante este difícil camino, hemos comprobado el interés que existe por la historia de nuestro deporte, la avalancha de asistentes que ha registrado el museo de la selección chilena nos deja en un muy buen pie para seguir planificando actividadesy nuevas fórmulas a nuestros desafíos. Complementando a todo esto daremos inicio a las serie documentales “Los Archivos de la Fundación Ceacheí” y “Canal Ceacheí” en las que abarcaremos nuestras principales piezas museográficas y objetos de culto amados y recordados por los hinchas chilenos de todas las épocas. Un esfuerzo para llevar el museo a sus pantallas llegando a donde estén y lograr ir construyendo juntos este verdadero arte que es sacar adelante la cultura y la memoria colectiva.

Nuestra pasión es nuestro motor. Y no nos rendiremos mientras parte de nuestro patrimonio esté en peligro de ser olvidado y enterrado por la desidia y las falsas luminarias de una visión mercantilista del deporte, que pretende difundir únicamente las historias e imágenes que engorden los bolsillos de sus promotores.

REFLEXIONES SOBRE LA DERROTA DE LA SELECCIÓN CHILENA

Por Ernesto Vásquez Barriga (Escritor, Fiscal y Miembro del Tribunal de Disciplina de la ANFP)

Como el sino de nuestra política deportiva, nos pasaron una boleta futbolística

 

 

Tenía todo el escenario de mi hogar listo, era la oportunidad de observar al gran arquero del Barcelona, comandando al campeón de américa estrenando la corona. La escena era única, hasta la parrilla era nueva, un ceacheí cerraba una jornada laboral….y daba comienzo al encuentro.

Sin embargo fue una pesadilla….la albiceleste como otrora se mofó en directo y con un par de goles evitables, sin respetar los astros que se habían reunido en la carpeta verde para iniciar la copa centenario.

Luego del partido casi no pude dormir, me volvieron todos los fantasmas futbolísticos.  Al amanecer, el desayuno fue más amargo que de costumbre, nada pudo darle sabor al pan que ni siquiera el perro quiso comerlo…Como otrora, los hermanos de allende los andes volvieron a reírse futbolísticamente en nuestra cara. La derrota fue inapelable, pareciera que el libreto de la última copa américa se hundió con todos los problemas que el drama del fútbol nos dejó como legado y sus escándalos nos donaron como herencia, un feroz drama. Yo como abogado,  litigaría gratis por mi patria y , mi bandera, aquella que me enseñaron adosar a mi pecho en mi escuela y en mi liceo, donde jamás hubiere hablado de “discutir premios antes de un encuentro”; las cosas han cambiado han mutado para peor, cuanto tienes cuanto vales decía mi padre y por ello se agrandan (ignorados por la masa, futbolistas incluidos) los gestos heroicos del abogado Prat, cuyo busto apenas es admirado por los estudiantes de derecho o los gestos de Balmaceda, de Allende o Víctor Jara; hoy por hoy nos sonrojamos por boletas millonarias que tenían por fin financiar la política y ni se nos estrecha el pecho al saber que algunos futbolistas ganan más de lo que un profesor jamás recibiría en toda su existencia; pero que deja su vida en el aula o el litigante que se amanece estudiado luego de años de formación para dejar toda la estela de su estudio en el estrado o el periodista que lucha por un lustro en la universidad para lograr ganar una milésima parte de lo que recibirá el ídolo que moja a medias la camiseta en la cancha y que además debe humillarse para que aquel le conteste frases mal unidas en la semántica…  Se me vino toda la rabia como un Tsunami y me dieron hasta ganas de querellarme contra el equipo, pero eso no está muy bien visto ahora; lo que sí es claro es el resentimiento que me nace al observar como algunos no eran capaces de mirar de igual a igual a los adversarios, emulando al gran Elías Figueroa, que si anoche hubiere estado, jamás un albiceleste hubiere celebrado.  

Sí, qué duda cabe, fue una de la peores pesadillas de los últimos años, me fui a negro y parafraseando a Neruda nosotros los de antes ya no somos los mismos y eso hay que asumirlo…en noches como estas mi alma gritaba cuando ganabas, pero ahora la copa será de otro porque nosotros nos hemos quedado en el letargo del pasado en el anquilosamiento futbolístico más absoluto.

Ha sido volver en un segundo a los sueños de niños cuando la mofa de los albicelestes se paseaban por Ñuñoa y un empate era el deseado regalo clamado al cielo, pero eso es parte de nuestro lastre deportivo mental.

Las nuevas generaciones se criaron en el triunfo y en la gloria deportiva, gracias a Marcelo Ríos, el genio del deporte blanco que ninguneaba a Vilas cuando se le comparaba con aquel o las medallas olímpicas de González y Massú que nos brotaron lágrimas de emoción por su entrega.  Estuvimos acostumbrados a comer caviar y de un día para otro volvimos a la merluza, se nos acabó la fiesta y el licor caro, parece queera un espejismo producto de una realidad que no es la nuestra.

Fuimos rehenes de un sueño de triunfos y copas, cuyas bases eran simples espejismo, fundado en una torre con pies de barro.

Por ahora la misión con la nueva dirigencia es soñar pero con realismo y probidad, sobre la tierra firme sostenida en cimientos de valores y principios, buscando materializar en la carpeta verde la prosa de Neruda hecha finta con Alexis o la magia de Nicanor derrochada en las piernas del príncipe Aranguiz o la solidez de nuestros héroes patrios, en las manos de nuestros porteros o la gallardía araucana en las piernas del gran Vidal. Empero para ello, hay que limpiar la casa y rociar de valores y convicciones, dejar en segundo plano el dinero, es un medio y no un fin, el deportista que ha de vestir la roja debe sentirla como la bandera misma, como un honor y no una carga ni una mercancía, confiemos en que esa sea la directriz de Arturo Salah, un profesional de tomo y lomo; que nos haga retomar con dignidad la senda de la patria deportiva justa. De ser así, con las lunas y los soles, más temprano que tarde como diría el Chicho, caminará la hinchada libre celebrando por la Alameda de Santiago, alzando una nueva copa, una que nos de orgullo de ser chilenos, porque inteligencia, poesía y trabajo nos sobra; solo nos falta recuperar la alegría, la paz, la sencillez humana y la armonía que se han perdido entre boletas lazadas al viento y mareas rojas que en verdad traían bajo sí el sino de lo funesto.